Glyphosate Facts

Transparency on safety aspects and use of glyphosate-containing herbicides in Europe

Menu
Search

Uso de Glifosato Previo a la Cosecha: Decisión austríaca reciente

(© angieconscious / pixelio.de)

Bajo las estipulaciones de su legislación nacional para la protección de las plantas, el Parlamento Austríaco votó el 5 de julio de 2013 la prohibición de usar herbicidas a base de glifosato como herramienta de maduración previa a la cosecha en cultivos para uso alimentario o para forraje. Esta decisión se explicó como una aplicación del “principio de precaución”, y será reconsiderada cuando se renueve el registro del glifosato a nivel de la UE en 2015.

 

Aplicaciones previas a la cosecha: un uso defendido en la evaluación conjunta del glifosato en la UE

En el expediente conjunto presentado por el Grupo Especial de Trabajo sobre el Glifosato (GETG) para la renovación de la aprobación del glifosato en la UE, la aplicación de glifosato previa a la cosecha (tanto para el control de las malezas como como herramienta para facilitar la cosecha) se incluyó entre los usos representativos del herbicida para el cual el GETG desea renovar la aprobación. Una completa evaluación de riesgos presentada con el expediente muestra que con los usos previos a la cosecha no existen inquietudes en relación con los consumidores (dieta), los operarios, ni el medio ambiente.

Uso de glifosato como herramienta para el manejo de la cosecha y la maduración de los cultivos 

La promoción de maduración y senectud en los cultivos y el control de las malezas facilitan la cosecha al adelantar la maduración de los granos y controlar las malezas que crecen alrededor de los cultivos. La aplicación de glifosato es una herramienta eficiente para lograr una más rápida maduración, y por lo tanto aporta a los agricultores un tratamiento eficaz para el manejo de la cosecha.

En veranos húmedos, los años con bajo control de las malezas o la falta de uniformidad en la distribución de los cultivos en los campos pueden hacer que los cultivos no maduren uniformemente y que contengan cantidades considerables de “material verde” tales como semillas verdes, tallos, retoños secundarios (plantas tardías) y malezas.

La presencia de este material verde puede dificultar la cosecha, aumentando las exigencias para la maquinaria agrícola, lo que resulta en mayores costos de combustible y mano de obra. Además, el elevado contenido de humedad en los granos puede ocasionar problemas durante el almacenaje de la cosecha, incluyendo el desarrollo de moho y condensación. En algunos casos, las semillas húmedas necesitan secarse artificialmente, con el consecuente costo adicional.

Residuos relacionados con el uso de glifosato previo a la cosecha

Los residuos relacionados con los usos previos a la cosecha son la base para establecer las tolerancias de límites máximos de resíduos (LMR) en cultivos tales como cereales, leguminosas y oleaginosas, en los que estos tratamientos previos a la cosecha están recomendados. Estos LMR se fijan para las dosis más altas recomendadas para el control de las malezas. Sin embargo, estos LMR no deben confundirse  con los umbrales toxicológicos. Exceder un LMR sólo es indicativo de que el usuario no ha respetado las recomendaciones, sin señalar un riesgo para los consumidores o el ganado.

Además, como parte del proceso de aprobación reglamentaria, los LMR sólo se establecen cuando la exposición resultante en la dieta no presenta riesgos agudos o a largo plazo para los consumidores. El umbral de riesgo en la dieta se fija con un factor de seguridad de 100, y para el glifosato, la suma de todos los casos peores de exposición en la dieta está muy por debajo de este umbral.

Cabe destacar que en los programas oficiales de monitoreo de residuos de los cultivos básicos comerciales sólo una pequeña fracción de los cultivos básicos que podrían haber recibido un tratamiento previo a la cosecha mostraron residuos detectables. Por ejemplo, el último informe (2010) de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés) sobre los residuos de fitosanitarios en los alimentos se centra en la avena y el centeno, que son dos cultivos que pueden ser tratados previamente a la cosecha. Para la avena, se detectaron residuos en el 23,8% de las muestras, pero ninguno excedió el LMR, y todos los residuos fueron inferiores al 5% del LMR. Sólo se detectaron 3 casos en el centeno, todos inferiores al 5% del LMR. La combinación de estos datos de la UE con los de los programas de monitoreo en cereales mostró que en ningún caso se excedieron los LMR, con 75 detecciones en 878 muestras (8,5%).

Last update: 20 January 2014