Glyphosate Facts

Transparency on safety aspects and use of glyphosate-containing herbicides in Europe

Menu
Search

Un estudio nuevo demuestra que la agricultura de conservación depende del uso de herbicidas como el glifosato

Un artículo reciente de la Universidad Justus Liebig de Giessen (Alemania) ha presentado datos que destacan las ventajas de la agricultura de conservación con la ayuda de herbicidas, y en particular, la función del glifosato en la agricultura sostenible.

El arado (una forma de labranza) fomenta la erosión del suelo por parte del agua y el viento. La pérdida de suelos fértiles se está convirtiendo en un verdadero desafío para los agricultores, y se están considerando otras formas de gestión tales como la introducción de cultivos intermedios antes de los cultivos de verano, que aporten cobertura para la superficie del suelo con material orgánico durante todo el año. Cultivo de maíz sin labranza (© Monsanto) Esta práctica también favorece  un aumento en los organismos en el suelo, en especial las lombrices, que afectan positivamente la estabilidad de la capa superior del suelo. En consecuencia, las prácticas de agricultura de conservación reducen la vulnerabilidad de la superficie del suelo y aumentan la absorción del agua y la capacidad de retención de agua del suelo.

Conforme a este estudio, dos millones de hectáreas (ha) o 17,3% de la superficie arable total de Alemania se clasifica como terrenos con alto riesgo de erosión del suelo. Por tanto, el potencial de pérdida de suelo es de hasta 15 toneladas/ha al año, que corresponde a una reducción en la capa superficial de alrededor de 12 mm anuales. En consecuencia, la agricultura de conservación es un método excelente para evitar la erosión.

La agricultura de conservación también tiene impacto positivo directo e indirecto en las emisiones de CO2. Este estudio encuentra que esta práctica podría llevar a una reducción de hasta 1,85 toneladas por ha al año en las emisiones, casi la cantidad de CO2 producida en un año por un coche promedio. Las emisiones de N2O, otro gas de invernadero importante, también podrían disminuir en hasta un 10%. En su análisis de las dos regiones arables de Alemania, los científicos concluyeron que la agricultura de conservación produce una reducción en el consumo de gasóleo de entre 9 y 12% u 8 litros/ha (noreste de Alemania), y 26 a 33% o 30 litros/ha (región de las montañas bajas).

En términos de los beneficios financieros, a estos efectos ambientales positivos se suman los costos de operación más bajos para los agricultores. Los autores del estudio seleccionaron dos regiones con rotación de cultivos típica, una con alta producción en el noreste de  Alemania, y otra con baja intensidad de producción en las montañas bajas. Los resultados de este enfoque empresarial muestran que la agricultura de conservación en ambas regiones ofrece márgenes de ganancias más elevados mediante la reducción en los costos operativos, con un efecto bastante considerable en la región de las montañas bajas.

El paso a las prácticas de agricultura de conservación es necesario para reemplazar el arado por otro método para el control de las malezas. Para esto, este estudio recomienda el uso de herbicidas como la mejor opción, y concluye que sin el uso de herbicidas, en especial de glifosato, los sistemas de agricultura de conservación no serían factibles.

P.M. Schmitz, P. Mal, J.W. Hesse (2014), “The Importance of Conservation Tillage as a Contribution to Sustainable Agriculture: A Special Case of Soil Erosion". Ed. Institute for Agribusiness, Agribusiness-Research no. 32, Giessen.

Más información:

Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO): Agricultura de Conservación

El problema de la erosión de suelos en Europa

Glifosato, una herramienta para las prácticas de conservación

 
La biodiversidad y la agricultura moderna

Last update: 21 January 2015